domingo, 9 de septiembre de 2012

Instituto de Previsión Social del Periodista (IPSP)

Foto: Hoy se entrega el premio de periodismo Jose"Chepino"Gerbasi en el municipio chacao
             Las perspectivas para la superación social y económica de los periodistas quedaron en evidencia desde el momento que la Asociación Venezolana de Periodistas y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa, siguiendo los acuerdos de las Convenciones, fundaron el Instituto de Previsión Social del Periodista y designaron una Junta Promotora integrada por José Gerbasi, en calidad de presidente; Arístides Bastidas, secretario general; Rubén Chparro Rojas, tesorero, y los directores Francia Natera de Jaén, Guillermo Àlvares Bajares, Oscar Pulgar, Manuel Pérez Rodríguez, Juan Martínez Pozueta, Pablo Carreño Idrogo, Héctor J. Arismendi y Gustavo Aguirre.  El  Sindicato Nacional de Trabajares de la Prensa,  entregó para comenzar un capital de 104.000 bolívares y en breve período esa suma se elevó a 300 mil bolívares en efectivo y a más de 4.500.000 bolívares cuando se evaluaron los bienes inmuebles pasados al patrimonio del Instituto. Por primera vez en la historia del gremio, se echaban bases firmes y concretas para ayudar a los colegas a sortear sus emergencias y precaverse para el porvenir.
            La acogida del IPSP fue tan notoria que el primer día de abierta las inscripciones se elevó a 400 el número de periodistas y correctores de pruebas inscritos, miembros de la AVP o del SNTP, condición que habían llenar los aspirantes. . Los estatutos del IPSP fueron elaborados tomando el ejemplo de los que rigen a organismos tan calificados como Instituto de Previsión Social del Médico y el Instituto de Previsión de los Profesores Universitarios. Expertos calificados intervinieron en su confección y las deficiencias jurídicas corregidas y mejoradas en el curso de asambleas.  Cada socio, al pagar total o parcialmente su cuota, recibió una carpeta con los diversos documentos y las cuentas respectivas así como carnet de varios establecimientos donde podían hacer compras de víveres y mercancías secas a precios muy por debajo de los existentes en la plaza. 
            Los beneficios del IPSP se resumían en un Bono de Protección a la Vida, por la cantidad de diez mil bolívares; distribución de un lote de sesenta y una viviendas ofrecidas por el director del Banco Obrero, doctor Leopoldo Martínez Olavaria; préstamos de emergencia a mediano y lejano plazo, con garantías; credenciales para adquirir en las proveedurías de varios institutos y directamente, en más de cuarenta fábricas, diversos útiles para el consumo diario a precios muy bajos. Esto formaba parte del plan inicial de beneficios.
            Posteriormente se fueron formalizando otros servicios como un programa de diez becas de estudios  técnicos para hijos de los socios; descuentos en líneas aéreas nacionales y en hoteles de la Conahotu; protección médico asistencial. Asimismo recibieron la oferta de un conocido industrial de unos terrenos en el litoral para construir una residencia veraniega para los afiliados, con “suites” para familia completas, habitaciones para familia cortas, restaurante y bar, centro de recreaciones con piscina y transporte par movilizarse.
            Pasaron al patrimonio del IPSP la Casa Nacional del Periodista: 2.900.000 bolívares, según evaluación; 15.800 metros en Cumbres de Curumo, 1.600.000 bolívares, según evaluación; Casa Regional en Ciudad Bolívar, 600.000 bolívares, según evaluación; Aportes en muebles y otros servicios, 20.571 bolívares; dinero en los bancos, Bs. 289.125, todo lo cual con un total de 5.389.696 bolívares.
            En cuanto a la Casa del Periodista, ésta era propiedad del Banco Obrero y pasó a manos del IPSP, que la transformó en una verdadera sede de los periodistas.   Una sección importante del edificio fue reservada para oficinas de la AVP Nacional, de la AVP Distrital y del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa.
            La Casa del Periodista de Ciudad Bolívar, incorporada al patrimonio del IPSP, fue construida sobre un terreno otorgado en 1962 por el Concejo Municipal del Distrito Heres en el parcelamiento Andrés Eloy Blanco.  Posteriormente esta parcela fue ampliada a los 2 mil metros cuadrados.  La construcción de la Casa del Periodista fue ofrecida por el Ministro de Obras Públicas, Ingeniero Leopoldo Sucre Figarella a un grupo de periodistas que le planteó verbalmente la necesidad en 1964.  Este ofrecimiento se cumplió en 1966 y el 27 de junio de ese año fue inaugurada.  La casa, única en su estilo,  fue construida por administración directa y bendecida por el entonces administrador de la Arquidiócesis Monseñor Tomás Márquez Gómez.  Al Ministro Sucre Figarella en esa ocasión la AVP le impuso una medalla de oro y le entregó diploma caligrafiado donde se reconoce su espíritu de trabajo, su labor en beneficio de los periodistas y se le designa Miembro Honorario de la Seccional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada